Ismael López uno de los vecinos afectados demandó la urgente intervención del organismo descentralizado pues aseguró que los reportes que han hecho a través de las plataformas digitales de nada han servido.

Son más de 150 familias las que sufren el desabasto de agua desde el jueves pasado y “ningún directivo se ha dignado a darles respuesta y solución al problema”. El problema se ciñe en las calles aledañas al templo de la Sagrada Familia.

En un comunicado enviado a nuestro colaborador En Tinta Negra, piden solución inmediata pues acusan a JAPAMI de ser muy puntuales en el cobro de un servicio deficiente.

“Estamos en una situación desesperante. Ni para lavar trastes tenemos gota, esperamos que no ayude señor Martín para que JAPAMI nos dé solución más inmediata” señalan en su misiva.