La pareja acondiciono como pudo un pequeño refugio compuesto de sabanas en harapos y cartones, que armaron en plena vía pública junto al estacionamiento de la plazuela de cata, entre una señalización turística y una parada de autobús.

Todo esto a tan solo unos pasos de la entrada principal del instituto para la mujer guanajuatense, cuyos directivos y demás personal, quienes a pesar de pertenecer y desempeñarse en una institución gubernamental de apoyo social, a las mujeres en situaciones de vulnerabilidad o riesgo social, son totalmente omisos ante el drama que se desarrolla a las puertas de su lugar de trabajo. Situación que se complementa con la broma cruel que resulta la unidad de atención móvil estacionada también a unos pasos del refugio improvisado.

Habitantes de la zona refieren que el hombre de entre 25 y 30 años que se dedica a lavar coches en la zona, es hostil y responde de manera agresiva ante vecinos y transeúntes además de que da la impresión de estar continuamente bajo el influjo de alguna droga, vecinos incluso han denunciado además que en ocasiones se encierra en su guarida , junto con la mujer quien tiene una edad aproximada de entre 25 y 30 años también y se comienza a despedir un fuerte olor a químicos que emana del refugio establecido desde al menos 3 meses atrás.

Sin embargo lo más grave de todo es la pequeña que tienen a su cuidado la cual pasa la mayor parte de sus días en un carrito de supermercado a la intemperie, entre la suciedad y el descuido de esta pareja, quienes la han expuesto tan solo durante las últimas semanas a los fuertes vientos y las bajas temperaturas que se han venido presentando y de las cuales muy poco o nada alcanza a protegerla su endeble morada

Sin duda alguna poniendo en riesgo de esta manera la vida de la menor que nada debe y sin embargo paga con creces las malas decisiones tomadas por sus presuntos progenitores, quienes no se han preocupado por otorgarle lo más básico y elemental a los que todo ser humano debería tener derecho, un lugar salubre y digno donde vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here