Una jovencita de 15 años, con seis meses de embarazo, murió a consecuencia de la severa golpiza que le propinó su pareja, también de 15 años, dentro de la casa que habitaban en la comunidad de Empalme Escobedo, el inculpado no ha sido detenido por los agentes de investigación criminal y familiares de la finada temen que haya escapado debido a la tardanza en la acción judicial.

Este drama inició el pasado 28 de junio en una vivienda localizada al lado del arroyo que cruza por el cerro de Empalme Escobedo, según comentarios hechos de manera anónima, ese día el energúmeno joven la golpeó a patadas y con las manos hasta dejarle la cara hecha una masa sanguinolenta.
Los testigos, afirmaron que estaba a punto de dejarle caer una roca en la cabeza pero la llegada de otras personas impidió que la asesinara en ese momento.

Alertados, familiares de la muchacha, identificada como María Fernanda Soto García, la rescataron y llevaron a su domicilio para atenderla, sin embargo, durante la madrugada su estado de salud se agravó ya que presentó dificultades para respirar y hubo necesidad de llevarla al IMSS de Celaya.
Mientras tanto, el autor de la agresión, de nombre Luis Enrique Hernández González, permaneció oculto en la vivienda de su progenitora, según la versión de propios y extraños que tienen sus domicilios en esa zona.
Desde su arribo al área de urgencias del hospital general de zona 49, del Seguro Social, el estado de salud de la adolescente fue catalogado como muy delicado y permaneció en el área de terapia intensiva, todo agravado por su embarazo.

El producto que gestaba en su vientre murió al poco tiempo de su llegada al IMSS, hace ocho días, su cuerpo lo expulso pero ya María Fernanda presentaba muerte cerebral, debido a los múltiples golpes que recibió en la cabeza y tórax, su muerte sobrevino el lunes a las 8:05 horas.
A partir del día en que ingresó a urgencias, familiares de la joven presentaron denuncia ante el Ministerio Público Común, sin embargo, las autoridades no hicieron nada por detener al presunto inculpado y, como argumento, dijeron a los denunciantes que la Ley sigue un proceso y no podían detenerlo pues no existía flagrancia.

Según los parientes de la víctima, Luis Enrique permanece escondido en la casa de su madre, quien lo protege ya que su padre, radicado en Estados Unidos, le negó ayuda porque trascendió que pretendían enviarlo a aquél país.
Por lo anterior, exigen a la Procuraduría de Justicia en el Estado que apuren el procedimiento de investigación porque el victimario podría huir en cualquier momento o, peor aún, podría ser agredido ya que muchos habitantes de Empalme Escobedo han manifestado su deseo de atraparlo y hacerlo pagar por lo que hizo.

despirta guanjuato