Investigadores del instituto politécnico Nacional crearon una mascarilla nasal única en su tipo, que permitirá continuar con las medidas sanitarias al realizar actividades cotidianas que requieren el retiro de cubrebocas, como lo son comer, beber o en consultas odontológicas; sus creadores aclararon que esta nueva propuesta no pretende sustituir al cubrebocas, sino reforzar las medidas para el cuidado de la salud y reducción de contagios por covid-19.

El científico de la escuela superior de medicina y coordinador del proyecto, Gustavo Acosta Altamirano explico que el desarrollo de la mascarilla nasal “Mask Eating “surgió como una necesidad de contar con mayores elementos de protección sanitaria sobre todo ante las variantes del SARS-COV-2 que son más contagiosas.

En el proyecto se vieron varias instituciones involucradas como la Escuela Superior de Medicina, El hospital regional de alta especialidad de Ixtapaluca, la facultad de medicina de estudios superiores de Zaragoza y  la Universidad Nacional Autónoma de México; Acosta Altamirano menciono que para lograr que la mascarilla fuera una barrera efectiva para reducir los contagios por coronavirus, el grupo de investigadores tomo en cuenta el tamaño de los aerosoles menores a 5 micras, evaluando además diversos materiales hasta encontrar la materia prima óptima para su confección, la cual se realizó bajo estrictos estándares de calidad.

El especialista en inmunología detallo que la mascarilla nasal constituirá una importante aportación para reducir la diseminación del virus SARS-COV-2, COVID-19, cuyas variantes genéticas tienen la particularidad de transformarlo en un agente cada vez más contagioso, detallando que de esta forma se lograra tener más protección, el doctor dijo se podrá contar con mayor protección, sobre todo cuando es difícil mantener sana distancia en restaurantes, el trasporte público, vuelos de larga duración o citas odontológicas, entre otras actividades en las que resulta muy incómodo o imposible el uso del cubrebocas.

El Instituto Politécnico Nacional aseguro que actualmente el grupo de investigadores está en pláticas con una empresa nacional la cual se encargara de la fabricación de la mascarilla, para ponerla en la mayor brevedad en el mercado nacional e internacional, al alcance de todas las sociedades.

Por la aportación que representa la cubierta nasal, la cual se adapta fácilmente a la anatomía de todas las personas y puede colocarse bajo el cubrebocas el instituto mexicano de la propiedad industrial decidió otorgar a los especialistas un registro único como modelo de utilidad.

Charlie Zamora.