Inundaciones de consideración y trafico vehícular fue el saldo de los fuertes aguaceros que hasta la noche de ayer azotaron gran parte de la Ciudad de México; el gobierno capitalino desplegó brigadas de apoyo principalmente en las delegaciones Coyoacán, Benito Juárez y Tlalpan.
El agua alcanzó en algunos pintos hasta 60 centímetros de alto anegando tanto vialidades primarias como domicilios, por lo que fue necesario que personal de Protección Civil, bomberos y Secretaría de Seguridad Púbica auxiliaran a la población.

Uno de los puntos que presentó severas inundaciones fue en la Delegación Tlalpan, en el cruce de Periférico Sur y la Carretera Picacho-Ajusco, donde varios autos quedaron bajo el agua; en este punto, plicías auxiliaron en el traslado de personas a bordo de camionetas de la corporación.

En la Delegación Benito Juárez, una de las más afectadas, se presentaron anegaciones de consideración en las Colonias San Simón Ticumac, Xoco, Santa Cruz Atoyac, Portales, Letrán Valle y Pedro María Anaya; en Saratoga y Avenida Repúblicas, colonia Portales Sur, el espejo de agua alcanzó 150 metros y una altura de 35 de cm; afectación a cuatro inmuebles en zona de patio.
Por su parte, el Sistema de Transporte Colectivo Metro implementó marcha de seguridad en las líneas 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Mientras que personal del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, brindó equipos hidroneumáticos, camiones de emergencia y brigadas para abatir los niveles de agua en 21 anegaciones en calles y avenidas, así como en los domicilios.

Fausto Lugo, titular de la Secretaría de Protección Civil de la CDMX, informó que la dependencia a su cargo trabajó en conjunto con personal del Cuerpo de Bomberos y del Sistema de Aguas para la mitigación de encharcamientos e inundaciones reportados por la población. “Se continúa brindando atención a la población en coordinación con los cuerpos de emergencia de la CDMX”.
Por la noche, la lluvia volvió a azotar la zona centro y sur de la capital, por lo que los equipos de emergencia continuaron en alerta para mitigar los riesgos a la población de la capital del país.