Las primeras versiones señalan que el menor cometió el crimen de ser testigo de una ejecución por parte de elementos del crimen organizado que sin ningún miramiento y con total crueldad asesinaron a sangre fría al pequeño, truncando una existencia que apenas iniciaba.

Según testigos los Sicarios perseguían a otro sujeto y cuando lograron darle alcance y asesinarlo se percataron de que el menor había presenciado todo y decidieron terminar con su existencia.

Una muestra de la perversión y depravación de estos criminales que antinaturalmente eliminan el futuro de su propia especie, atentando así contra la propia naturaleza humana que dicta a los mayores proteger a los pequeños.

No cabe duda que hoy en día en México atravesamos por tiempos aciagos, de oscuridad , donde la bondad de la humanidad parece haberse esfumado para dar paso a la ambición sin control por el poder y el dinero sin importar incluso el acabar con el tesoro más preciado de la humanidad, los niños.

despirta guanjuato