Las dos personas que murieron en el accidente fueron identificadas con los nombres de Vanessa Cárdenas de 18 años originaria de Tlaquiltenango y el instructor Mauricio Catillo de 34 originario de la Ciudad de México.

El accidente se registro en las inmediaciones de la autopista México-Acapulco cerca de la desviación Tehuixtla-Tequesquitengo, sitio donde se proyectaron los cuerpos luego de la estrepitosa caída. Elementos de rescate de la empresa de paracaidismo Albatros, se desplazaron al sitio para atender alas dos personas, pero simplemente al revisarlos notificaron que ya no presentaban signos vitales

María Fernanda Bahena, titular de la empresa ubicada en los alrededores de “La Proa” solicitó el apoyo de las autoridades y personal de emergencia médica para ubicar los cuerpos de las personas.

Las primeras investigaciones indican que el equipo que portaban  fallo ya que el paracaídas principal abrió con normalidad pero repentinamente se libero y debido a la altura en la que descendían no se logro abrir el equipo secundario, por lo que se precipitaron al suelo.

Ya acontecido el accidente, cuerpos de emergencia y del Servicio Médico Forense acudieron a la altura para hacerse cargo de los cuerpos inertes de las dos personas fallecidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here