Dos mujeres con brutales huellas de golpes, tanto así que una quedó completamente desfigurada del rostro, fueron encontradas en el fondo del cauce de un arroyo, debajo de un puente que forma parte del camino entre la colonia Los Magueyes y la comunidad La Huerta.

Sus asesinos las dejaron envueltas en cobijas y sábanas, las dos son de complexión gruesa y, a simple vista, no les observaron huellas de balazos en sus cuerpos por lo que surgió la hipótesis de que podrían haber sido asesinadas a golpes y mediante el método de asfixia por estrangulamiento.

El hallazgo tuvo lugar cerca del medio día, para sacar los cadáveres del cauce requirieron la participación de socorristas de Cruz Roja y ayuda de miembros de corporaciones que acudieron al lugar.

Una de las féminas victimadas vestía short azul marino y blusa color verde militar, la segunda portaba short y blusa en color oscuro, los cadáveres evidenciaron huellas de fuertes golpes y se desconoce cuánto tiempo pudieron haber pasado en ese sitio.

Tras las investigaciones correspondientes, fueron identificadas por la madre de una, quien se dirigió a las oficinas del ministerio público a reportar la desaparición de su hija de nombre Alondra González Campos, de 22 años; quien había salido en compañía de su amiga de nombre Ana Karen Olivares, de 24 años, a las que habían visto por última vez el martes alrededo de las 10 de la noche, y se dirigían a la Carrillo Puerto.

Además, una amiga declaró que ese día, ambas jóvenes iban a esa zona a comprar droga, pero ya no regresaron.