Primero, este joven, de nombre Luca Martín Alaimo, quien ya tenía bajo su cabeza una orden de aprehensión, decidio agredir a una mujer de 75 años del mismo barrio donde el vivia, Alaimo ingresó a un domicilio ajeno, golpeó, robo y encima de ello, violó a una anciana que si te pones a pensar, nada podia hacer contra la fuerza de alguien de 18

La señora y sus vecinos reconocieron al atacante como un chico de la zona; incontrolable y que no respetaba y se atrevía a robar a sus vecinos.

De acuerdo a los detalles proporcionados por Clarín, los familiares de la víctima hicieron la denuncia e increparon a los padres del joven delincuente. Éstos simplemente regresaron los objetos robados pero negaron el conocimiento de su paradero.

El sábado por la madrugada, el joven volvió a ingresar a una casa, pero esta vez se topo con pared, pues se trataba del hogar de un teniente de la policía de Buenos Aires llamado Serafín Ramírez.

El policía descubrió al delincuente en el acto y comenzó a forcejear con él. Su hija de 26 años, Tamara Ramírez, y su pareja, Mariano Albornoz, escucharon gritos y golpes en la sala.

Los dos eran policías y acudieron al sometimiento del agresor con sus armas.

Alaimo estaba acorralado, pero de alguna manera, disparó contra Tamara y su novio. La primera bala impactó contra el cráneo de Tamara y murió al instante. Su novio, Mariano, recibió un disparo en una pierna.
En la confusión, Alamo se dio a la fuga e intentó refugiarse en una casa a 800 metros del hogar de la familia Ramírez. Se cambió de ropa pero pudo ser detenido antes de que lograra escapar.
Desde ayer, el joven se encuentra preso y a disposición de dos juzgados distintos. En el primero enfrenta cargos por robo agravado por uso de arma de fuego, lesiones y abuso sexual, y en el segundo por homicidio, intento de robo y lesiones.

Sin duda pagaria por ver cual es su destino pues todos sabemos lo que hacen a los violadores en los penales.