En circunstancias extrañas, un hombre murió al ser arrollado por el tren cerca del crucero de la avenida 12 de Octubre, no ha sido identificado y, al parecer, podría ser un habitante de la ciudad de Celaya.

El ferrocarril detuvo su marcha hasta las instalaciones de la empresa Pepsi Cola, donde quedó tirado sin vida, debajo de los vagones, pese a que la mole de acero lo arrastró, el finado únicamente presentó huellas de golpes en la cabeza, manos y pies.

Por lo anterior, se considera que el masculino falleció a causa de traumatismo cráneo encefálico, por su ropa, no parecía indigente, aunque en sus manos llevaba una cobija doblada, parte de la cual quedó hecho girón en el frente de la máquina del tren.

Se desconoce qué sucedió y si la víctima tenía en su mente morir atropellado por el ferrocarril pues, en la zona donde tuvo lugar el percance, el tren activa el silbato para que se retiren de la vía autos y personas, pero el finado no hizo caso y fue impactado de lleno.

A simple vista, las autoridades estimaron que el finado aparentaba unos 40 años de edad, entre sus ropas no portaba identificación alguna y al lugar no arribaron familiares o personas que lo conocieran por lo fue enviado a la morgue en calidad de no identificado.