Ya era de madrugada cerca del Ranchito de los Leones. Las luces de las camionetas de Protección Civil se acercaron poco a poco hasta donde les habían pedido auxilio porque un vehículo había caído al Canal de Coria y una persona estaba ahogada.

Entre las sombras, alumbrada por los faros, sobresalió la figura de Marcos que, a sus 18 años de edad, enfrentaba la muerte de su amigo Juan. Sentado en el borde del Canal lo encontraron los elementos de policía y de rescate, la mirada hacia el cauce reflejaba el dolor y la impotencia que sentía en el momento.

Solo dijo que su amigo aún estaba en el agua. En total, tres jóvenes iban en la camioneta, de los cuales solo dos se salvaron.

Minutos atrás, al sistema de emergencia 911 llegó la petición de auxilio, una camioneta se fue al agua del Coria en el Municipio de Cortázar, reportaban una persona muerta.

Sin pérdida de tiempo, los rescatistas organizaron todo, Bomberos, policía municipal y estatal, así como gente de Protección Civil iniciaron la búsqueda del amigo de Marcos, Juan, nativo de la comunidad Ranchito de Los Leones.

Pero la noche impidió hacer gran cosa. Temprano, a eso de las ocho o nueve, reiniciaron la búsqueda, ubicaron la camioneta Silverado, modelo dos mil, y la localizaron en una parte cercana a la orilla.

Cerca de las 10:30 horas, encontraron a Juan. Nada podía hacerse por él. Lo demás fue lo de menos. Perito, agentes de investigación criminal, camioneta de traslado de cadáveres. Un accidente más en el Canal de Coria que cobró la vida de un muchacho.

despirta guanjuato