Un equipo de investigadores de los Laboratorios Nacionales Sandia, en Nuevo México, acaba de diseñar el metal más resistente al desgaste en el mundo, una aleación de platino y oro basada en la juntura de microestructuras.
Cien veces más duradero que el acero, el nuevo compuesto, todavía sin bautizar, fue logrado con un 90 % de platino y un 10 % de oro. La innovación de este descubrimiento se centra en las proporciones, el cálculo de los átomos y el proceso de fabricación que los científicos utilizaron para conseguir la alta resistencia.
El investigador principal, el uruguayo Nicolás Argibay, explicó que el equipo de científicos se dedicó durante una década a desarrollar modelos sofisticados para predecir los efectos de la fricción de los metalles, dijo que la aleación es tan duradera que, si se fabricaran llantas para automóviles con ella, el neumático elaborado con ese material apenas tendría un desgaste de una capa de átomos por cada milla derrapada.
Argibay mencionó que están trabajando en darle un nombre al metal que puede ser el más resistente del mundo, pero por lo pronto indicó que este descubrimiento podría hacer que los productos electrónicos de todos los tamaños y en muchas industrias sean más rentables, duraderos y confiables.
También señaló que el descubrimiento tiene usos potenciales muchos más amplios: Buscan transferir la aleación de platino y oro a una variedad de productos comerciales en un corto plazo.
La aleación cuenta con una excelente estabilidad mecánica y térmica y apenas presenta cambios en su microestructura durante periodos muy largos de fricción, por lo que ha sido catalogado como un gran descubrimiento.
Sandia National Laboratories tiene importantes responsabilidades de investigación y desarrollo en disuasión nuclear, seguridad global, defensa, tecnologías energéticas y competitividad económica. Sus principales instalaciones se encuentran en Albuquerque y Livermore.