El vuelo SU1515 de Aeroflot que cubría la ruta entre Surgut y Moscú aterrizó de urgencia en Janti-Mansisk, a pocos kilómetros de la primera ciudad, después de que Pável Shapoválov, de 41 años, intentara entrar a la cabina del piloto y exigiera que el avión cambiara de rumbo.

El pasajero decía que tenía un arma y el comandante de la aeronave decidió efectuar un aterrizaje forzoso en Janti-Mansisk, donde fue detenido.

Finalmente las autoridades ingresaron a la nave, pero no hallaron ningún arma y la versión previa de que el hombre estaba ebrio o intoxicado tampoco resultó certera.

«Para ser honesto, no necesitaba volar allí», indicó en sus primeras declaraciones a la policía, en referencia a su pedido de ir a Afganistán. «No todo es tan simple como parece.

La tripulación lo convenció de que, para cumplir su pedido, había que recargar combustible antes de dirigirse a Medio Oriente. Luego fue detenido por agentes que intervinieron la nave.

La acusación contra Shapoválov irá acompañada de la solicitud al tribunal pertinente de que dicte prisión preventiva contra él,

Según los resultados de los análisis médicos, Shapoválov no tenía alcohol ni drogas en su sangre ni tampoco otras sustancias psicotrópicas, agregó, y explicó que ante el comportamiento errático del pasajero se ordenó un examen psicológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here