En Estados Unidos el presidente Donald Trump prometió no descansar hasta que los colegios del país sean seguros, en declaraciones en el día en que se celebra el primer aniversario de la masacre en un instituto en Parkland, en el estado de Florida. 

El presidente aseguró que ya se han hecho «enormes avances», esto en un comunicado emitido 12 meses después de que un exalumno del centro educativo matara a 14 estudiantes y tres trabajadores con un rifle estilo militar.

Donald Trump, que en el texto califica la seguridad en las escuelas como «máxima prioridad», enumeró medidas tomadas por su administración, como la prohibición de los «bump stocks», unos dispositivos que sirven para disparar ráfagas automáticas con un rifle. 

No obstante, los esfuerzos para reducir las muertes por armas en Estados Unidos son frenados por el Partido Republicano del presidente y el lobby a favor de la posesión de armas, que consideran las restricciones para acceder a las armas de fuego como violaciones de la Constitución.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here