La explosión de un camión cisterna cargado con cientos de litros de combustible, tras sufrir un accidente, se originó en Freetown, capital de Sierra Leona, lo que desgraciadamente ha dejado al menos 99 muertos y más de 90 heridos, se informó el domingo 7 de noviembre en voz del ministro de Sanidad, Amara Jambai.

Los primeros datos indican que un camión cargado de piedras que iba a exceso de velocidad chocó contra el vehículo en el barrio de Wellington, lo que provocó un derrame y posteriormente la explosión, que afectó a numerosos puestos de venta callejera, vehículos, ciudadanos que pasaban por la zona y viviendas.

Entre los afectados están los pasajeros de un autobús que ha quedado completamente calcinado, así como clientes de un mercado y de tiendas cercanas que resultaron alcanzados por las llamas.

En la internet se ve el momento en que el incendio consume todo a su paso y finalmente el resultado devastador.

El presidente del país, Julius Maada Bio, se ha declarado profundamente consternado por la horrenda pérdida de vidas y prometido que su gobierno hará todo lo posible para apoyar a las familias afectadas.