El 5 de junio del 2009 en Hermosillo, Sonora, será recordado como uno de los días más tristes, pues fue el día que la Guardería ABC se incendió, el cual otorgaba sus servicios de manera subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y tras este evento, lamentablemente 49 inocentes niños, perdieron la vida, mientras que otras 43 más resultaron heridos, además de adultos.

Pero esta gran tragedia procedió con una investigación y la entonces Procuraduría General de la República ejercitó acción penal en contra de 22 personas, entre ellas, servidores públicos del IMSS, del Gobierno de Sonora, del Gobierno municipal de Hermosillo e integrantes de la Sociedad Civil denominada “Guardería ABC”.

Y a pesar de los años transcurridos se siguió investigando el caso y se informó por parte de la fiscalía General de la Republica que fueron vinculado a proceso Sergio Salazar Salazar y Carla Rochin por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de lesiones y homicidio culposo, en su modalidad de comisión por omisión, y como medida cautelar prisión preventiva justificada.

Salazar era director de Prestaciones Económicas y Rochín se desempeñó como coordinadora Nacional de Guarderías, en cargos directivos al interior del IMSS, puestos que ostentaron dichos servidores cuando ocurrió el accidente.

La FGR informó que el 5 de noviembre solicitó al juez de Control que liberara orden de aprehensión en contra de los funcionarios, se solicitó audiencia inicial, llevándose a cabo los días 13 y 18 de noviembre, en la que, una vez expuestos los datos y argumentos, tanto de la Fiscalía, como de la defensa de los imputados, el juzgador resolvió vincularlos a proceso.