¿Se imagina usted, no tener quien le esté recordando que le debe al Sat, y que la Profeco dejara de supervisar los precios en los negocios? Pues váyase haciendo a la idea, porque cuando entre López Obrador al poder, desaparecerán todos los inspectores, dejará de tener dolores de cabeza por tener mes con mes, que realizar su declaración fiscal, o quién le ayude porque al empleado se le fue un punto de más en la cartulina del precio, pues según dijo el presidente electo, confiarán en la gente.

En un mitin en el estado de Durango, el presidente electo anunció que los inspectores de instituciones como el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Salud, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) entre otros, ya no existirán y que el ciudadano sólo tendrá que firmar un documento asegurando que «es consciente» de que debe actuar con rectitud.

“No va a haber mordidas arriba ni va a haber mordidas abajo. ¿Saben qué vamos a tomar como decisión? Ya se está analizando: ya no va a haber inspectores de calle. Esos inspectores de vía pública, porque todas las secretarías tienen inspectores: Economía, la Procuraduría del Consumidor, Salud… todo el que tiene una tienda, una pequeña empresa, le dicen ‘a ver tus papeles’. Nada. Va a recoger el moche.

«Ya no va a ser así, los inspectores se van a encargar de otras actividades, pero ya no van a andar revisando. Vamos a confiar en el ciudadano”, comentó.

Explicó que se busca que el dueño de una tienda pueda expresar de manera sencilla que expresa y manifiesta, bajo protesta de decir verdad, que conoce el reglamento de la Secretaría de Salud, el reglamento y las leyes de la Defensa del Consumidor, el reglamento de las leyes de Economía, entre otros.

«Que el dueño de la tienda pueda expresar que estoy consciente de que todos debemos de actuar hablando con la verdad y con rectitud y firmo y ya. Eso es todo. Solamente se van a inscribir así. Se va a hacer un sorteo y al que le caiga, entonces sí, va la inspección. Ahí sí, se le aplica la ley, pero no va a haber inspectores todo el tiempo visitando todos los centros mercantiles, eso se va a terminar”.

López Obrador dijo que “no se va a permitir la corrupción. No es el discurso de la campaña, es una convicción: el que se dedique a la corrupción, a hacer negocio al amparo del poder público va a ser castigado».