Vecinos de las colonias Guadalupe, Reforma, Tierra y Libertad se quejan de las aguas residuales que arroja el rastro municipal, las cuales están generando fétidos olores.

Y es que a un costado de estas colonias pasa un canal de aguas negras que van a desembocar a la planta tratadora de aguas residuales, sin embargo en su trayecto, el agua se queda estancada.

Vecinos dijeron que la mayor peste la origina las aguas residuales del rastro municipal, ya que arrastran sangre de los animales sacrificados y desechos orgánicos.

Ante esto, el administrador anunció que el Municipio trabaja en un proyecto para construir una microplanta tratadora de aguas residuales en el rastro municipal, el cual genera cantidades mínimas de agua que se utiliza en el aseo de las instalaciones y el lavado de las canales de los animales sacrificados.

Refirió que incluso en días pasados la empresa que instalará esta microplanta estuvo realizando algunas mediciones para adecuar el proyecto a las instalaciones. El funcionario dijo que es poca el agua que se usa en el rastro, la cual es básicamente para lavar las canales de los animales sacrificados y el aseo de las instalaciones.

Dijo que incluso la sangre de los animales es recolectada en recipientes para luego ser enviada a la empresa APC Protein Company de México ubicada en Pueblo Nuevo, la cual se encarga de procesar la sangre y elaborar harinas para ser usadas como condimento al alimento de animales. La sangre se envía a ese lugar cada tres días y para la cual cuentan con un permiso de manejo de residuales especiales.

Por ello dijo que es muy poca sangre la que se vierte con el agua al momento del saneamiento aparte de que los registros tienen trampas que atrapan grasas y sólidos.

Dijo que ya son pocos los sacrificios que realizan en el rastro municipal a razón de un promedio de 18 bovinos y alrededor de 20 porcinos por día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here