A pesar de que, a inicios del mes de marzo, el hospital regional de Pemex había anunciado un convenio para normalizar el abasto de medicamentos para los derechohabientes, las fallas continúan, presentando nuevamente surtido en las prescripciones de los petroleros.

Este desabasto, afecta principalmente a trabajadores jubilados y transitorios, que, ante la necesidad de completar sus tratamientos, adquieren las medicinas en farmacias comerciales o de tipo genérico

Tal es el caso de Miguel derechohabiente del servicio, señaló que tienen varios años sufriendo de la falta de los fármacos, resaltando que, como trabajador activo, ha tenido que enfrentar el desabasto adquiriendo las medicinas por su cuenta, lo que a veces ha sido complicado, debido a que no en cualquier farmacia puede encontrar el activo

Por otra parte, el afectado señaló que cuando es necesario llevar a algún familiar a curación, es necesario que el paciente compre sus medicamentos ya que el hospital no los tiene, además de que se han percatado que también les hace falta material de curación, antibióticos y hasta insulina.

El problema del desabasto de medicamentos ha obligado a que trabajadores demanden a la empresa, además, las cirugías se han postergado meses e incluso años, lo que deja a varios trabajadores en el desamparo, ya que no pueden continuar laborando hasta ser atendidos en el quirófano

Aunque el presupuesto médico de Pemex es de 14,176 millones de pesos este año, en el tema de salud dentro de la petrolera mexicana, se sabe de graves saqueos a las bodegas de medicamentos. Lo que debe garantizar seguridad social a sus trabajadores y agremiados es ahora un vacío.

El saqueo a las farmacias de Pemex tiene que ver también con una opacidad rapante en los contratos que se hacen a únicos proveedores que no entregan números concretos de cuánto se otorga a cada clínica y hospital.

El Salmantino

despirta guanjuato