Los hechos ocurrieron en Londonderry, en Irlanda del Norte, Reino Unido, donde el hijo de Sadie Sanders, reportó la desaparición de su madre, pues tenía horas de haberse “fugado” del asilo.

Al cabo de un par de horas de seguir su rastro, Tony encontró a su madre en un estudio de tatuajes. Sadie había decidido escaparse para realizarse su primer tatuaje junto a su nieta.

La nieta de Sanders declaró que ambas se encontraban bien, y que sólo habían acudido a hacerse un tatuaje que habían planeado hace semanas.

Después de ver a que su nieta Samantha tenía uno, esta abuelita se inspiró para tener el suyo propio. El diseño que eligió fue un sencillo y dulce en forma de un pequeño corazón.

Cuando le preguntaron a la señora Sanders si se preocupaba de lo que su familia pensaría de su primer tatuaje y de su repentina desaparición, ella contestó:

“Que se vayan al demonio, cuando tienes mi edad tienes que vivir todos los días al máximo, yo estaba hablando de ello con mi nieta Samantha durante un par de semanas y ella me mostró el suyo”.

Además explicó que el tatuaje no le causó dolor alguno, y que esos 5 minutos la hicieron sentir “más viva que nunca”.

Esta pequela historia nos deja una gran refleccion, aprovechar el tiempo que vivimos, disfrutarlo al maximo, no dejar lo que soñamos para el ultimo solo por lo que la gente dira.

despirta guanjuato