Según el Nuevo Testamento, Evangelio de San Mateo, la primera vez que el Niño Jesús se manifestó ante el mundo fue cuando los llamados Reyes Magos, venidos de Oriente, llegaron ante el portal en el que había nacido y lo adoraron, llevándole también algunos presentes que mostraban la importancia del recién nacido: oro, incienso y mirra fueron las ofrendas que el niño Jesús recibió por parte de los reyes.

Es de ahí de donde actualmente se tomo la tradición de que sin falta todos los años, la mañana del 6 de enero los pequeños se despiertan con la ilusión de correr al árbol de navidad de sus casas con la esperanza de encontrar sus regalos traídos por los reyes magos como premio por haberse portado bien durante todo el año.

Una tradición que ha pasado de generaciones en generaciones y que hasta el día de hoy a podido permanecer, y es que, aunque el 2020 fue un año que marco a todo el mundo con la llegada del coronavirus, este no fue impedimento para que como cada año los reyes magos llegaran, tomando las debidas medidas sanitarias para proteger a los pequeños al recibir sus regalos.

¡Feliz día de reyes¡