Fuentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmaron la renuncia del ministro Eduardo Medina Mora Icaza, junto con todo su equipo de trabajo.

Esta renuncia ocurre semanas después de que el ministro tuvo que salir a responder sobre las versiones de que estaba bajo investigación del Departamento del Tesoro estadunidense y de la Agencia Nacional de Crimen del Reino Unido por “actividad sospechosa” detectada en cuentas bancarias a su nombre por 103 millones de pesos.

La última decisión del ministro Medina Mora antes de su renuncia fue la de suspender las sanciones en contra del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez por la acusación de desvío del erario para utilizarlos en su campaña para la presidencia de la república, una decisión polémica y desbalanceada, como la mayoría de sus ponencias, siempre protegiendo intereses oscuros.

Sentir la presión del extranjero le ha de haber dado miedo al espía, policía, procurador, embajador y ministro de la suprema corte de justicia de la nación hasta que el Senado acepte su renuncia. Será recordado por desmantelar el CISEN y dejar sin inteligencia en Seguridad Nacional al país, por su actuación frente al llamado Michoacanazo, donde decenas de alcaldes fueron ilegalmente detenidos y a ninguno se le pudo imputar algo, saliendo libres todos meses después, en un berrinche del presidente Calderón; también recordamos su Operación Limpieza en la Procuraduría, donde también mandó encerrar funcionarios que luego salieron libres. Renunció una fichita.

No le bastaron sus gestiones como embajador ante el Reino Unido para que la Agencia Nacional de Crimen de ese país lo investigara por sus transacciones sospechosas de capital puenteado entre varios países y paraísos fiscales. La bota sobre el cuello se lo ha puesto el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por sus irregulares, por decir lo menos, movimientos de capital, que no cuadran con sus ingresos.

Deneck Inzunza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here