La eterna promesa para la refinería salmantina, se queda en una amarga quimera para los trabajadores y ciudadanos que, desde hace varios años, han estado esperando el progreso para el municipio.

Desde antes de la llegada de MORENA al poder, se habría prometido empoderar aún mas a RIAMA, misma que es considerada la refinería más grande de América Latina, es la única productora de lubricantes, parafinas y alcohol isopropílico que se distribuyen en todo el país, además de abastecer de productos energéticos a los estados de Durango, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, San Luis Potosí, Zacatecas y Aguascalientes. Tiene más de 5 mil trabajadores, entre sindicalizados y de confianza.

Por lo que desde el 2009 se había anunciado la reconfiguración de la refinería Ing. Antonio M. Amor, por parte del gobierno federal del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, la cual prometía obtener un proyecto de reconfiguración que consistía en la construcción de nuevas plantas y tendría una inversión superior a los 5 mil 640 millones de dólares; para ello se adquirieron 120 hectáreas aledañas a la zona sur del complejo de refinación; se colocó una barda en la que se invirtió  40 millones de pesos y se destinaron 500 millones de pesos  para el movimiento de tierras para preparar el terreno para la instalación de las plantas.

Con la reconfiguración  se buscaba ampliar su capacidad de proceso de crudo, que actualmente es de 220 mil barriles por día (BPD) a través de sus 53 plantas de procesos. Con la construcción de nuevas plantas se buscaba aumentar en 56 mil barriles diarios la producción. Sin embargo, esta promesa nunca se cumplió.

Años después, con la aspiración al mando de Andrés Manuel López Obrador,  y tras su llegada al poder, volvería a encender las promesas comprometiéndose a dar un impulso a RIAMA con la reconfiguración de la planta, estableciendo una estrategia integral en el país como punto de quiebre para avanzar en la consolidación de la producción petrolera.

En una visita realizada a RIAMA en el 2020, López Obrador anunció que existían recursos del orden, de dos mil millones de pesos para la reconfiguración y mejorar el estado físico y la operatividad de la planta, sin embargo, estos planes no se han hecho realidad y al parecer, no se cumplirán.

En recientes declaraciones, el alcalde de salamanca César Prieto Gallardo, dijo que Pemex no tiene contemplado destinar recursos para la reconfiguración de la Refinería “Ingeniero Antonio M. Amor”, pero sí habrá dinero para mantenimiento de las plantas de proceso actuales.

El alcalde, dijo que se avecinan reparaciones, pero en tema de las plantas nuevas que se iban a construir no se van a dar ya que todo el combustóleo que se genera pasará directamente por ductos hasta la refinería de Tula, por ello va a venir una modernización, pero no será una reconfiguración.

RIAMA es una de las seis refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el país. Fue inaugurada el 30 de julio de 1950 por el entonces presidente Miguel Alemán Valdés, y ha venido decayendo de forma gradual en sus instalaciones operativas, a pesar de que en sinergia con el resto de la red petrolífera, constituye la base del crecimiento industrial del país.