Hay maravillosas obras de arte que crean mundos imaginarios de pinceladas impresionistas y colores vivos llenos de luz, mundos en los que, a menudo, soñamos con sumergirnos.

Vicent Van Gogh es uno de los artistas más importantes de la historia del arte y es el creador de uno de los universos más intensos y más interesantes de la pintura.

Este sueño de hacer que los espectadores formen parte de los mundos que salieron de la cabeza del genio del pelo rojo, se ha hecho realidad en el marco de una antigua fábrica de fundición de hierro en París.

Aprovechando este enorme espacio, el colectivo artístico Atelier des Lumiéres han creado una instalación inmersiva e interactiva con las obras más icónicas de Van Gogh para que, los visitantes se sientan como piezas fundamentales dentro de las composiciones del reconocido autor.

Como el colectivo artístico indica, “Proponiendo un nuevo, emotivo, y dinámico enfoque hacia el arte”, han usado para esta increíble iniciativa una selección de imágenes enormes y luminosas que incluyen los autorretratos de Vincent, la serie «Irises» o la mágica «Noche estrellada».

La impresionante instalación audiovisual, ha estado orquestada por el director artístico Gianfranco Lannuzzi que ha invadido el espacio con 140 videoproyectores láser de última tecnología y ha decidio sumar a la experiencia música, creando una atmósfera única y extrasensorial para amantes del arte de todas las edades.

La muestra, además de envolver a los asistentes con los gruesos trazos de este artista único, invita a conocer el arte japonés en el que, se dice, se inspiró para realizar su obra pictórica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here