Pese a los bajos niveles de agua que están registrando las presas que surten a la capital, el vital líquido actual será suficiente para poder llegar a las fechas pronosticadas para las lluvias, que están previstos para las primeras semanas de junio, así que pese a que la presa de la soledad tiene un 15 porciento de su capacidad la de la esperanza un 67 y la de mata un 56, no hay alerta por un posible desabasto aun, aseguro el director del Simpaag, Jose Lara Lona.