Ante la prepotencia constante y mal trato del director de Seguridad Pública, Jaime Rosales, a quien acusan de abusar de su autoridad y grado contra los policías de tropa, a partir de las siete horas de este lunes toda la corporación realizará un paro laboral y se concentrarán en la Presidencia Municipal de Celaya, para cuestionar al alcalde Ramón Lemus Muñoz Ledo, si esa actitud tiene su origen en órdenes dadas por él al titular del área.
El rumor de esta movilización tenía varios días rondando en las filas de la policía preventiva, sin embargo, los uniformados se habían contenido para evitar problemas a la ciudadanía solo que en días pasados el director de policía ordenó poner falta a agentes sin que éstos hubiesen faltado.
Según los quejosos, esta “siembra” de faltas lleva como propósito reunir “pruebas” para despedirlos sin derecho a liquidación, así como deshacerse de policías capacitados que se oponen al actuar autocrático del director.
Además de lo anterior, el funcionario encargado de la seguridad pública ha sido acusado, aunque no públicamente por temor a represalias, de hostigamiento laboral hacia mujeres policías porque éstas no accedieron a ciertas propuestas que conllevaban índole sexual.
Meses atrás, privó de su libertad a dos reporteros que transmitían un operativo efectuado en Santa Rosa de Lima, municipio de Villagrán, al enterarse que este medio publicó el caso, de inmediato los dejó en libertad.
El caso más reciente en que se vio envuelto, ocurrió la semana pasada, cuando la camioneta en que viajaba chocó contra un auto de lujo al pasarse el alto en la colonia Villas del Romeral, asunto del cual se deslindó argumentando que él no iba como tripulante, no obstante, minutos antes, Francisco Montellano, Secretario de Ayuntamiento, reveló que sí era pasajero el director.
Aunque hacia el exterior las aguas parecen tranquilas, dentro de la corporación hay torbellinos que, tal parece, a las siete horas de este lunes colapsarán, según el anuncio hecho a los medios de comunicación por varios agentes.

despirta guanjuato