En un choque ocurrido en el libramiento de Comonfort, ocasionado por un policía en día de descanso, quien presuntamente manejaba en estado de ebriedad, se convirtió en una tragedia que enluta a una familia de San Miguel Allende pues murieron tres de sus miembros, un niño de tres años de edad, su madre y la progenitora de ésta.
Adicionalmente, en hospitales permanecen internados el agente y el padre de familia, de quienes se desconoce su estado de salud pero, al parecer, sus vidas no corren peligro.
Familiares de las víctimas, denunciaron que en el vehículo transportaban una carga de ropa comprada en Moroleón horas antes y que ésta no aparece por ningún lado, así como tres teléfonos celulares que llevaban consigo el progenitor, su esposa y la abuela.
Explicaron que la ropa era mercancía que revenderían posteriormente pues habían iniciado un negocio de ese tipo.
Las víctimas fatales fueron identificadas como Susana Méndez García, abuelita; Berenice Sánchez Méndez, madre y Juan Mateo N., menor de edad.
El uniformado, identificado como Eduardo H. M., aparece como presunto responsable del accidente tipo choque de frente, trascendió que tripulaba el vehículo en estado inconveniente y se quedó dormido al volante impactando de lleno al auto donde viajaba la familia sanmiguelense.
No obstante, el peritaje que elaboren las autoridades de la Subprocuraduría de Justicia para la región D, así como la policía estatal de caminos, serán los documentos oficiales en que se basarán para determinar responsabilidades de parte de cada uno de los conductores involucrados en el lamentable accidente.
Ayer, a eso de las 17:30 horas, aproximadamente, reportaron el choque de frente a la altura de la comunidad La Boca Toma, en el lugar, yacían cinco personas lesionadas, cuatro integrantes de una familia y un policía de Comonfort que estaba en su día de descanso, la movilización de unidades de ayuda y salvamento fue intensa ya que indicaban que estaba atrapado.
En el lugar, ya había fallecido un niño de tres años de edad, su madre y su abuela, fueron trasladadas de urgencia al hospital general en Celaya pero a eso de las 19:00 horas reportaron que habían muerto debido a golpes internos que les ocasionaron hemorragias.
Del policía y el padre de familia, se desconoce estado de salud pero solo precisaron que, al parecer, sus vidas no corrían peligro.