Hoy en día el hecho de ser mujer te pone en desventaja, ¿pero? hombres estamos ya en el siglo      XXI, las cosas son diferentes, o al menos deberían serlo. El acoso a las mujeres no es un tema que esté de moda, pues es algo serio, que no se debe tomar a la ligera, “oyeron autoridades” y no solo ellos, también todas las personas en general, no es normal que un hombre intimide a una dama, ni tampoco que este la siga o la agreda, aunque este sea la pareja, y si estamos presenciando esto, debemos ayudar, dar aviso a las autoridades o uno mismo decir basta.

Basta a las agresiones, basta al abuso, basta a los piropos incomodos, que no hacen otra cosa más que incomodarnos, el hecho de ser mujer no implica que nos gusten que nos digan “mamacitas”, ni tampoco el vestirnos de alguna manera es que los queramos provocar.

Tal fue el caso de una fémina que se encontraba en una biblioteca, se supone el lugar es tranquilo donde uno puede trabajar o leer sin ningún problema, pero esta comenzó a sentirse incomoda después de que un hombre se sentara frente de ella, este aparente mente solo estaba leyendo un libro, pero se le queda viendo las piernas a la dama, la cual narro por medio de las redes sociales, la experiencia desagradable que paso, pues ella quiso ignorarlo hasta que el masculino comenzó a tocarse su miembro, por lo que la reacción de Karen fue grabar lo que pasaba, y al ver que el individuo le valió y siguió el acoso  decidió buscar a un guardia, pero al no encontrar ninguno, ni en la planta alta, ni en la baja, pero se dio cuenta que la iba siguiendo, por lo que le dijo “te voy a reportar cabrón”, haciendo que el hombre se retirara, pero ella seguía buscando a quien reportarle lo que había pasado al guardia de la entrada, afirmándole que ese hombre que iba saliendo la había acosado y que tenía un video, pero su respuesta fue, que él no podía hacer nada porque de ahí él no se podía mover, que buscara a otro guardia de arriba,  lo cual lleno de impotencia a Karen, pues el tipo se estaba yendo sin ningún inconveniente y con toda tranquilidad.

Pero ella no se quedó con eso y siguió buscando a quien reportarle esto, pues en el lugar hay niñas y les puede pasar algo, por fin logro encontrar a dos guardias, pero no sirvió de nada, solo le pidieron disculpas, porque estaban ocupados, que les diera el video y que si pasaba otra cosa les avisara.

Me pregunto yo, esta ocasión no paso más que un rato desagradable, pero que no debería pasar, no debería ser normal, y lo pero no lo deberían dejar pasar, que hubiera pasado si este tipo, se llevaba a la joven con amenazas, sería un número más a la larga lista de feminicidios o violaciones, y ya después se darían topes en la pared por que pudieron evitarlo, ahora si como dice el dicho, “ahogado el niño, cierran el pozo”, y que triste vivir en un mundo así.

La Biblioteca Central Estatal Wigberto Jiménez Moreno, dio un comunicado tras hacerse público el acoso en sus instalaciones, pidiendo una disculpa a la joven.

“En el Instituto Estatal de la Cultura condenamos rotundamente la conducta de acoso que ejerció este jueves un usuario de la Biblioteca Central Estatal en perjuicio de otra visitante del recinto. Utilizaremos el video publicado por la víctima en redes sociales y los de las cámaras de seguridad, así como el registro de visitantes, para identificarlo y restringirle absolutamente el acceso a cualquiera de nuestros recintos y evitar que vuelva a violentar de esta forma a alguien más. Procederemos para hacer de su conocimiento a las autoridades competentes para que actúen en consecuencia.

Lamentamos profundamente la situación vivida por nuestra usuaria. En el IEC estamos comprometidos por una cultura de paz y una convivencia armónica en los recintos a nuestro cargo. Tenemos cero tolerancias a cualquier tipo de violencia hacia las mujeres y hemos tomado nota del acontecimiento para mejorar nuestra atención ante situaciones”

Pero porque después piden disculpas, si pudieron hacer algo en el momento, se comprende que no se puede tener un policía cuidando a cada ciudadano, pero que están haciendo las autoridades para que no pase esto, para que estos abusos no continúen y sobre todo para que uno como mujer pueda salir sin miedos.

Recordemos lo que paso con Jaqueline, quien iba camino a su casa por Delta y un tipo la intento violar, pero ella con todas sus fuerzas logro defenderse y pidió ayuda, pero en su intento fue herida en el cuello por un arma blanca. En este caso la fémina fue auxiliada por habitantes de la zona, y dos semanas después fue capturado su agresor, pero este se encontraba cometiendo otro delito, en si no lo capturaron por lo que le hizo a Jaqueline.    

Pero cuantos casos más tienen que pasar para que las autoridades hagan algo al respecto, cuantas Jaqueline, cuantas Karlas o todas aquellas que ni sabemos, ¿Cuántas más Gobierno?  

y también, la ciudadanía que entienda que no nos podemos quedar con los brazos cruzados, tenemos que defendernos y cuidarnos entre nosotros, ya que quien debería de hacerlo, pareciera no importarles. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here