Una multitud rodeó este jueves la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe ubicada en la Ciudad de México, de gente que tras varios días de peregrinación de todas partes del país llego hasta los pies del altar de la Virgen de Guadalupe.

Para las 7 de la mañana había unas 9,8 millones de personas alrededor de unos de los santuarios más venerados de la Iglesia Católica, estimó el coordinador nacional de defensa civil David León.

La peregrinación del 12 de diciembre honra a la Virgen de Guadalupe, la santa patrona de México. La multitud suele llevar retratos o efigies de la virgen con semblanza contemplativa al entrar a la iglesia y algunos incluso entran arrastrándose de rodillas.

Según la tradición católica, en 1531 la virgen de tez morena se le apareció al indígena Juan Diego y su imagen quedó impresa en su camisa, que está exhibida dentro de la iglesia. Juan Diego fue canonizado en 2002 por el entonces papa Juan Pablo II.

Las multitudes alrededor del templo son tan grandes que algunas personas duermen desde la noche anterior en la acera de enfrente, a fin de tener oportunidad de entrar y ver su vestimenta.