La irresponsabilidad de un hombre que manejaba en estado de ebriedad la noche de Reyes Magos, ocasionó la muerte de padre e hijo al impactarlos por alcance sobre la carretera estatal que lleva de la cabecera municipal de Villagrán, al poblado de Suchitlán, lugar donde tuvieron su domicilio las víctimas mortales del accidente.

Como casi siempre ocurre en este tipo de percances, el chofer resultó ileso y, presuntamente, se dio a la fuga, aunque esta versión no la confirmaron las autoridades.

De cualquier manera, aunque estuviese detenido, no pisará la cárcel pues la ley establece esas muertes como homicidio culposo y todo se arreglará pagando daños materiales, gastos funerarios y una indemnización por las muertes de ambos.

Los finados llevaron por nombres Omar y Alexis, padre e hijo, de 27 y ocho años de edad, respectivamente, según la información que trascendió de manera extraoficial en el lugar de la tragedia.

Por lo observado, ambas unidades circulaban con dirección a Suchitlán, la pareja de finados iban a bordo de una moto marca Honda, roja, en tanto que el ebrio conductor lo hacía en un auto tipo Neón, de modelo pasado.

Debido al estado en que manejaba, no observó la frágil unidad tripulada por padre e hijo y los golpeó por la parte trasera para proyectarlos hacia adelante, el “chicotazo” al recibir el impacto por detrás y el choque contra el asfalto, provocaron lesiones en ambos que les costaron la vida prácticamente de inmediato.

El sitio donde tuvo lugar el percance está relativamente cerca de las instalaciones de la Cruz Roja, pese a que los paramédicos arribaron con prontitud, nada pudieron hacer ante la magnitud de las lesiones de las víctimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here