Más de un millón de niños y jóvenes, salieron a las calles alrededor del mundo en una serie de manifestaciones en las que se volvio a mostrar su temor a que se produzca un colapso climático en el planeta.

Los coordinadores de las marchas esperaban que jóvenes de más de 110 países, inspirados en la activista sueca Greta Thunberg, de 16 años, exijan a los políticos y líderes empresariales que actúen con rapidez para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

 “Si no actuamos ahora, pronto alcanzaremos puntos de inflexión cruciales en nuestro sistema climático, lo que significa que después de eso ya no habrá salida”, agregó Marschall, dejando de lado por un momento sus encuentros con ejecutivos del Deutsche Bank para pedir que la entidad se deshaga de su cartera de industrias contaminantes.

Después de que Marschall comenzara a marchar en diciembre los viernes por la tarde con un pequeño grupo de amigos, el apoyo siguió creciendo hasta que 8.000 jóvenes protestaron en Fráncfort en la primera manifestación global del 15 de marzo.

 Las protestas se han concentrado en Europa occidental, América del Norte y Australia, y también ha habido manifestaciones en México, Sudáfrica y en menor escala en docenas de otros países en todo el hemisferio sur.

El año pasado, las emisiones globales de carbono alcanzaron un récord pese a una advertencia en octubre del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático respaldado por Naciones Unidas de que la producción de gases deberá reducirse en los próximos 12 años para estabilizar el clima.

La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra se encuentra ahora en su nivel más alto en la historia de la humanidad, y probablemente durante 3 millones de años, según un estudio publicado el mes pasado.

despirta guanjuato