México y El Salvador firmaron el jueves un programa de cooperación que incluye la transferencia directa de 30 millones de dólares al país centroamericano como parte del plan integral de cooperación para la región propuesto por el gobierno mexicano para ayudar a frenar el flujo de migrantes hacia el norte.

El proyecto, que reforestará 50.000 hectáreas y prevé generar 20.000 empleos, se presentó durante la visita del presidente salvadoreño Nayib Bukele a la frontera sur mexicana, por donde han cruzado decenas de miles de migrantes en lo que va de año, la gran mayoría por los más de 300 pasos irregulares que hay a través de ríos y selva.

Ambos mandatarios se reunieron para tratar esta crisis, que ha desbordado a todos los gobiernos, justo cuando México acaba de poner en marcha el acuerdo con Estados Unidos que evitó la imposición de aranceles a las importaciones mexicanas.

Este acuerdo “va a ser un ejemplo, una luz que va a alumbrar muchas partes del mundo”, dijo Bukele durante la firma que tuvo lugar en unos viveros del ejército. “Hermanos trabajando unidos podemos hacer muchísimo más”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que planes similares se firmarán con Guatemala y Honduras porque el control de la migración no debe ser solo “el uso de la fuerza… medidas coercitivas, cerrar fronteras, sino entender el problema de fondo y buscar soluciones a esos problemas”.

No obstante, como acordó con Washington, México ha empezado a desplegar parte de los 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para colaborar con los controles migratorios y en la lucha contra el tráfico de personas.

La presencia de militares, marinos y policías parece que ha hecho descender un poco la llegada de indocumentados en la última semana, pero no lo ha detenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here