Luego de haber pernoctado el domingo para amanecer lunes en las instalaciones del DIF Irapuato, la caravana migrante dejo tras de sí un verdadero mar de basura , desperdicios y también cosas de utilidad que rápidamente personas de los sectores más vulnerados de la sociedad irapuatense se dirigieron inmediatamente a recolectar todo aquello que puede encontrar un uso ya sea personal o para vender, en los distintos tianguis de pulgas y chácharas en la ciudad.

Después de que los centroamericanos se fueran varias personas se acercaron tímidamente a recolectar, la ropa, la medicina, los zapatos , las mochilas, colchonetas y utensilios de limpieza y cuidado personal en buen estado que dejaron tras de sí los integrantes de la caravana a los que al parecer no les hacen falta gran parte de las cosas que la gente les va donando en el camino

Estos ciudadanos mexicanos en condición de pobreza acusan que a los miembros de esta caravana en verdad no se les ve la necesidad, sino más bien exhiben una suerte de derroche, despilfarro y desperdicio digno del que le sobra y no del que le falta.

Por su parte al ver el trato privilegiado que han obtenido de la sociedad y autoridades mexicanos muchas de estas personas ya están planeando quedarse en territorio mexicano , antes que arriesgarse a cruzar la frontera estadounidense: