Más del 90% de los detenidos por el ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, detenido en Texas por narcotráfico, fueron fabricados y se les sembraron pruebas en montajes televisivos, como en el caso de la francesa Florance Cassez

Tras la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos, acusado de narcotráfico, lavado de dinero y brindarle protección a organizaciones criminales, la historia negra del ex secretario de seguridad pública, que por sexenios negaron sus panistas jefes aunque estaban a la vista, comienza a darle la razón a sus víctimas, entre ellas la francesa Florance Cassez, acusada de secuestro después de un montaje televisivo dirigido por García Luna cuando estaba al frente de la Agencia Federal de Investigación, la fracasada AFI, y que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió amparar. En este, como en otros casos, nunca sabremos si la francesa Florance Cassez era culpable o inocente, gracias a que Genaro García Luna y Televisa montaron una escena actuada.

García Luna gozó de protección durante los sexenios panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, pese a los señalamientos que lo vinculaban con el narcotráfico y en montajes contra detenidos, además de mostrarlos en cadena nacional sin presunción de inocencia, y de los cuales más del 90% salió libre en el mismo sexenio al demostrarse que no tenían nada qué ver con los crímenes que se les imputaban, más bien García Luna los fabricaba sembrándoles pruebas. Lo terrible es pensar que el 90% de los muertos de esa guerra del calderonismo pudieron no tener nada qué ver, como los alumnos masacrados del Tec de Monterrey que les sembraron armas y los hicieron pasar por narcos.

En diciembre de 2005, el entonces Zar Antidrogas de México y hombre de mayor confianza del Ejército  y del gobierno estadunidense, el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, dijo públicamente que efectivos de la AFI, dirigida por Genaro García Luna, protegían a los hermanos Beltrán Leyva, cuando estos aún no rompían con el cártel de Sinaloa, y se hacían llamar La Federación. En 2008, Mario Arturo Velarde Martínez, quien fue secretario particular de Genaro García, fue señalado de tener nexos con el crimen organizado, pero la ex Procuraduría General de la República no procedió en su contra.

En noviembre de 2012, un mes antes de concluir la gestión de Calderón, el Senado también cerró filas a favor del titular de la SSP, ante las declaraciones que hizo en su contra el narcotraficante Edgar Valdez, La Barbie, quien lo vinculó con el crimen organizado. En representación del grupo parlamentario del PRI, de la Comisión de Seguridad y del Senado, Omar Fayad Meneses, aseguró que no se podía dar crédito a las declaraciones de un delincuente que a las de un servidor público dedicado al combate de las organizaciones criminales. En diciembre de 2008, el ex comisionado de la Policía Federal Preventiva, Javier Herrera Valles, acusó a Genaro García y a la PGR de actuar en complicidad para fabricarle delitos y con ello culparlo de tener nexos con el crimen organizado, luego de que denunció a García Luna de estar involucrado en delitos de corrupción.

En marzo de 2014, la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados denunció ante la PGR a los ex secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública federal, Alejandro Poiré y Genaro García Luna, por haber dado por cierto, cuatro años antes, la muerte de Nazario Moreno González, El Chayo, líder del cártel de La Familia Michoacana, y que andaba chambeando tranquilo en su giro delincuencial porque nadie lo buscaba ya porque estos funcionarios oficializaron su muerte.

Refrescando la memoria un poco sobre el caso más evidente de fabricación de montajes, en diciembre 2005, con una gran producción de Televisa y la Secretaría de Seguridad Pública federal, agentes de la extinta AFI, encabezada por Genaro García Luna, actores y supuestas víctimas actuando de su papel, entraron al rancho Las Chinitas, en la carretera México-Cuernavaca y detuvieron a integrantes de una banda de secuestradores conocida como Los Zodiacos. El grupo de delincuentes era liderado por Israel Vallarta y su pareja sentimental, la francesa Florance Cassez, quienes presuntamente habían plagiado a una familia; hechos que fueron transmitidos en vivo en televisión abierta. En marzo de 2013, la CNDH denunció penalmente a 21 ex funcionarios policiacos, entre ellos a Genaro García Luna y a Luis Cárdenas Palomino, por el operativo que derivó en la detención de Florence Cassez. La demanda se presentó para que se investigaran los presuntos delitos y actos administrativos en que incurrió el personal policiaco que participó en la captura y exhibición de la francesa el 9 diciembre de 2005, quien fue sentenciada por secuestro y posteriormente fue liberada tras recibir un amparo de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La Corte concedió el amparo, debido a que existieron indicios que la exhibición de la francesa fue un montaje, y no existía certeza de que estuviera o no involucrada en algún delito. La sociedad mexicana se rasgó las vestiduras por este caso, cuando ahora el tiempo le da la razón, no a Florance Cassez, sino a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a todos los ciudadanos que valientemente denunciaron en su momento a esta fichita que ya debía muchos muertos en la guerra de su jefe y protector, el entonces panista de cepa Felipe Calderón.

Deneck Inzunza.

despirta guanjuato