Más de 10 millones de pesos se malgastan al año en la nómina de una cuadrilla de tan solo 41 empleados de la dirección de comunicación y enlace de  la universidad de Guanajuato, en la cual estando al frente Margarita Arenas Guzmán, como directora y Luis Felipe Guerrero Agripino como rector, en menos de 2 años dicha cuadrilla prácticamente ha duplicado su número de empleados, lo que inmediatamente llama la atención pues hay funciones que se duplican, y es fácil ver en los eventos académicos a más de un empleado realizando las mismas funciones.

Por mencionar algunos ejemplos; la Responsable de Cobertura Institucional Berenice Fonseca aun cuando tiene más responsabilidad que 2 de sus compañeros de la misma área, gana la mitad de lo que cobran los otros dos empleados, poniendo de manifiesto el favoritismo, al respecto otro caso similar es el de la Coordinadora de la Red de Comunicación y Enlace quien desde su ingreso le concedieron base y goza de un sueldo superior a los 25 mil pesos mensuales.

Yo le pregunto a usted querido televidente, y más de uno estará de acuerdo con este punto de vista, y es que resulta absurdo que más de 10 millones de pesos se inviertan en la manutención de tan solo 41 empleados que francamente muchos de ellos solo se dedican a cobrar dado que son recomendados por amigos, o ¿acaso usted no ha escuchado o sabido de algún conocido que gracias a influencias obtuvo un puesto en esta institución?, ¿el hermano, el esposo o hasta el hijo?

El hecho es que aunque lo nieguen siempre habrá alguien que argumente lo contrario y reconozca que este tipo de acciones se comenten en su sistema interno, y que sería muy bueno que su propio rector en realidad desconozca estos movimientos ya que de lo contrario nos decepcionaría a muchos, con aquellos discursos imponentes y emotivos que le caracterizan, pero que de poco sirven si no vigila los movimientos de sus subordinados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here