Tirada entre yerba silvestre, vendada de los ojos y amarrada de las manos hacia la espalda, la tarde del lunes encontraron a una mujer entre las comunidades Ojo Zarco y Pueblo de Ixtla, por la vestimenta que portaba, al parecer fue sacada de su casa por la fuerza durante la noche del domingo o madrugada del lunes.

Habitantes de la zona reportaron a la policía municipal para que acudiera a vigilar y notificar a las autoridades ministeriales acerca de este crimen, el suceso llamó la atención de propios y extraños dado que este tipo de eventos no es común en la zona oriente de Apaseo El Grande.

El cadáver de la infortunada mujer, presentaba huellas de golpes en distintas partes, estaba descalza y vestía una playera grisácea, así como una bermuda azul con estampados en blanco, ropa adecuada para dormir.

Personas que dialogaron con las autoridades señalaron que la finada no es habitante de las comunidades aledañas, al menos nadie la reconoció entre quienes tuvieron a la vista el cuerpo sin vida.

Fue cerca de las dos de la tarde cuando descubrieron el cadáver tirado en un declive al lado del camino de terracería que une a ambas comunidades, entre ramas y yerba seca, de ahí lo sacaron el perito y personal del Servicio Médico Forense para llevarlo a la morgue en Celaya.