Manifestantes venezolanos se enfrentaban el martes con tropas leales a Nicolás Maduro que avanzaron sobre ellos con tanquetas a las afueras de una base aérea de Caracas horas después de que el líder opositor Juan Guaidó encabezara un levantamiento militar contra el mandatario.

En los enfrentamientos murió un joven y resultaron afectadas más de medio centenar de personas, entre ellos un coronel de la Guardia Nacional que recibió un disparo de arma de fuego en el cuello.

Durante una manifestación en la localidad central de La Victoria, estado Aragua, murió el opositor Samuel Méndez, de 24 años, confirmó a la AP el activista de derechos humanos Inti Rodríguez, miembro de la organización humanitaria Provea. Méndez falleció tras recibir dos disparos de arma de fuego en el abdomen y la columna cuando miembros de la policía reprimían una protesta antigubernamental, precisó el médico Jhander Delgado.

Las autoridades del municipio capitalino de Chacao indicaron por la tarde que en su registro de salud había al menos 78 heridos y destacó 48 por balas de goma, tres por disparo de arma de fuego, 21 por traumatismos y tres por problemas respiratorios.

Los eventos comenzaron en la madrugada cuando Guaidó, flanqueado por unas pocas docenas de guardias nacionales y algunos vehículos blindados, difundió un video grabado cerca de la base aérea generalísimo Francisco de Miranda en el que convocó a civiles y otros miembros de las fuerzas armadas a unirse a la “Operación Libertad” para derrocar a Maduro.

Junto a él se encontraba Leopoldo López, su mentor político y el opositor más prominente de la nación, quien no había sido visto desde que fue detenido en 2014 y luego condenado por dirigir disturbios contra el gobierno. López dijo que había sido liberado de su arresto domiciliario por las fuerzas de seguridad que se habían adherido a una orden de Guaidó.

Tras la aparición de López y Guaidó temprano, ambos coordinaron acciones desde vehículos estacionados en un paso elevado de la carretera mientras las tropas leales a Maduro lanzaban gases lacrimógenos desde el interior de la base aérea.

El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, anunció que “una parte” del alzamiento “ha sido derrotado” y que “casi todos” los militares y policías que se sublevaron se retiraron hacia una plaza al este de Caracas. Al ofrecer detalles sobre el alzamiento, indicó que un “reducido grupo” de militares y policías secuestraron vehículos de la Guardia Nacional y armamento y se apostaron en los alrededores de una autopista próxima a la base aérea.

El jefe militar sostuvo que “80%” de los que participaron en la sublevación “fueron engañados” por una dirigencia opositora a la que llamó “golpista” y “salvaje” y consideró el alzamiento un “intento de golpe de Estado de una magnitud muy insignificante”. Afirmó que todas las unidades militares se mantienen en completa normalidad.

Maduro, por su parte, indicó en un breve mensaje de Twitter que conversó con los jefes de los comandos regionales, quienes le manifestaron “su total lealtad al pueblo, a la constitución y a la patria” y llamó “a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la paz”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here