Los legisladores obtuvieron un resultado de 38-0, con ocho abstenciones, en una votación en el Congreso el viernes en favor de un proyecto para quitar una línea de la Ley de Cultura Cívica, que decía que las prostitutas y sus clientes pueden recibir multas o ser arrestados si los vecinos se quejan.

Temístocles Villanueva, representante local del partido gobernante de centro izquierda Morena, indicó que la ley nueva reconoce que las personas tienen el derecho de realizar trabajo sexual.

El trabajo sexual está permitido en gran parte de México, pero los estados tienen normas diferentes y a veces poco claras, lo que significa que las trabajadoras con frecuencia se encuentran en vacíos legales que las pueden dejar expuestas a la explotación y a la trata de parte de bandas de criminales.

México es un país de origen, tránsito y destino en el que se somete a hombres, mujeres y niños a la trata y el trabajo forzado, pero son las mujeres y los niños mexicanos los que están más en riesgo ante la trata sexual, de acuerdo con el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

México está clasificada como una nación en el Nivel 2 en el Informe sobre Trata de Personas de los Estados Unidos, lo que significa que no cumple los estándares mínimos para la eliminación de la trata, pero que hace esfuerzos significativos por hacerlo.

El informe indica que los observadores encontraron un vínculo entre las desapariciones y asesinatos de mujeres y la trata llevada a cabo por grupos delictivos organizados.

Elvira Madrid, fundadora del grupo por los derechos para el trabajo sexual Brigada Callejera, declaró que el camino a la ley era bienvenido, pero que ahora era necesario un marco legal que protegiera a trabajadoras y trabajadores.

El debate por la situación legal del trabajo sexual en México y en otros lugares es polémico, especialmente entre algunos grupos antiesclavitud, que argumentan que la despenalización contribuye a encubrir a los tratantes de personas.

despirta guanjuato