Dolores Hidalgo C.I.N. Gto. 26 de diciembre 2017               Rocío Camacho

Llega el fin de año, una época para compartir lo que tenemos con quienes más lo necesitan; por ejemplo los indigentes que sufren por el frío durante esta temporada, ya que tiene que pedir a los transeúntes que les donen cobijas y vestido para resguardarse, y debido a las bajas temperaturas presentadas en esta época, resultan ser las más heladas y las que más los perjudican.

Con cartones o lo primero que se encuentran, son los elementos con los que estos se han mantenido cobijados durante el frío de los pasados días.

Ante la situación que viven a diario muchos de ellos, y que no tienen dónde pasar estas fiestas decembrinas al lado de su familia brindando y recibiendo buenos deseos, debido a que tienen que estar pensando cómo le van a hacer para poder llevarse un plato con comida a la boca y dejar a un lado la navidad, no porque no les guste, sino porque tienen que ver cómo van a sobrevivir el día y los días posteriores, es tiempo para renovar la fe, amar a los demás y poner en alto el amor y la paz, para ellos es fundamental compartir y enseñarles que la felicidad no sólo está en los regalos materiales, sino en la solidaridad, empatía y el amor de nuestros corazones.

Lo primordial es disfrutar con alegría y espiritualidad, transmitir el mensaje de amor y alegría que acompaña las tradiciones decembrinas.

Estas son maneras de cultivar el espíritu y encontrar felicidad en el interior de cada uno de nosotros, por tal motivo, inculquemos el verdadero valor de la navidad en nuestras familias, en nuestros vecinos, amigos y también en esas personas solitarias que deambulan por las calles de  nuestra ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here