Por temor a contagiarse de coronavirus covid-19, pobladores y autoridades de decenas de comunidades de al menos ocho entidades de la República han ordenado cerrar el paso a turistas y a personas que no vivan en esos lugares.

El caso más reciente es el de los habitantes de Sayulita, un pueblo mágico en la costa de Nayarit, quienes impidieron el fin de semana el paso a turistas provenientes de Jalisco.

“No tienen madre”, dijo al respecto el gobernador Antonio Echevarría, en referencia a los paseantes que llegaban a Bahía de Banderas, pese a la orden de no salir de sus casas.

En San Antonio Necua, una localidad de 350 habitantes, a unos 50 kilómetros de Ensenada, Baja California, los indígenas Kumiay acumularon víveres y decidieron que nadie podía salir o entrar en las próximas semanas.

“Propusimos eso para que los niños no se contagien, vemos que anda mucha gente entre las ciudades sin ningún control”, dijo Lidia Domínguez Rembar, Comisaria de la comunidad.

Esta misma decisión han tomado en poblaciones de Veracruz, Jalisco, Puebla y Guerrero.

Además, en Sabinas Hidalgo, en Nuevo León, un hospital que será cedido al Ejército para atender a pacientes de covid-19 fue incendiado de puertas y ventanas.

Mientras tanto, el ayuntamiento de Jalcomulco, Veracruz, prohibió desde el sábado el acceso al pueblo a las personas que no comprueben que viven ahí.

A través de un comunicado, informó que instalarán un retén en el kilómetro .50 de la carretera Jalcomulco-Apazapán para verificar que nadie pase.

“Solamente se permitirá el acceso a locales, personas que laboren fuera, para abastecer comercios, emergencias de salud y transporte público“, precisó.

De igual forma, la localidad veracruzana de Tamiahua restringió la entrada de vehículos de otras entidades, además de que revisa constancia de residencia en filtros de seguridad.

“(La Policía Municipal) se da a la tarea de revisar las unidades para ratificar que no transporten equipaje o sean personas de otros estados con fin de vacacionar, en el filtro de seguridad se les pedirá por parte de los elementos su identificación oficial INE o una carta de residencia que acredite que residen en Tamiahua”, indica en su página de Facebook.

En la población de Samalayuca, en Ciudad Juárez, Chihuahua, se dio a conocer también el viernes la restricción.

“Se permitirá sólo la entrada a quienes justifiquen tener propiedades, habiten, trabajen o sean proveedores de comercios, agricultura y ganadería“.

Según autoridades locales, la decisión se tomó ante el alto flujo de personas que cruzan la frontera.

En Tapalpa, Jalisco, la alcaldesa Luz Elvira Manzano informó que además de cerrar hoteles, estancias, restaurantes, bares y hasta la plaza del Pueblo Mágico, acordaron montar un retén para restringir el paso a los visitantes, tanto en vehículos particulares como autobuses.

“Estamos invitando al turismo a que se quede en casa y que después, cuando vuelva, lo vamos a atender como merece, pero no les sirve estar aquí porque Tapalpa está totalmente cerrado“, expresó.

Aclaró que no prohibirán la llegada a quienes tengan propiedades en la localidad, pero insistirán en que pasen la cuarentena en sus lugares de origen.

En la Mixteca Poblana también toman sus precauciones. En las comunidades de Pahuatlán, Tilapa y Cuexpala, los habitantes colocaron lonas donde notifican sobre la medida.

En el municipio poblano de Xochitlán, las autoridades instalaron filtros y pidieron a los hoteleros no recibir a visitantes.

El alcalde Leandro Pantoja hizo un llamado a la población para quedarse en casa e invitó a las personas que radican en otras ciudades a que, por el momento, no acudan.

En Guerrero, autoridades y habitantes de Olinalá, y de las comunidades de Santa Bárbara y San Cristóbal, en Chilpancingo, establecieron también medidas de restricción a la gente que pretende ingresar a sus pueblos.

En Santa Bárbara y San Cristóbal, dos pueblos de la sierra, colocaron cartulinas en la entrada, en donde se anuncia: “Queda prohibido el paso por motivo de la pandemia covid-19. Por acuerdo del pueblo de Santa Bárbara, se le sancionará a aquella persona que haga caso omiso”.

En Oaxaca, desde que inició la contingencia, pobladores y autoridades indígenas de los municipios costeros de Santiago Astata y San Miguel Puerto, ordenaron el cierre de sus playas y de sus comunidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here