Esta cifra es 11.7 por ciento mayor a la registrada en el mismo mes de 2017, cuando los estados reportaron mil 929 carpetas, aunque es 2.8 por ciento inferior a la de diciembre pasado, que sumó 2 mil 219.

Además, el número de homicidios dolosos en enero es superior al promedio mensual de 2017, el año más violento de las últimas dos décadas, que fue de 2 mil 111.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), reflejan que el 69 por ciento de los asesinatos cometidos en el primer mes del año fueron con arma de fuego y 10 por ciento con arma blanca.

Las entidades que sumaron más homicidios dolosos el mes pasado son Baja California, con 211; Guerrero, con 204; Estado de México, con 191; Guanajuato, con 172, y Chihuahua, con 124.

En los siguientes lugares están Veracruz, con 118; Jalisco, con 114; Michoacán, con 103; Sinaloa, con 76, y Tamaulipas, con 72.

El histórico repunte de la violencia el año pasado, y la tendencia que mantuvo en enero, obligaron al Gobierno federal a implementar un nuevo operativo federal en ciudades consideradas focos rojos.

A partir del 29 de enero, se aplica Titán-Escudo en Ciudad Juárez, Chihuahua; Manzanillo y Tecomán, Colima; Los Cabos, Baja California Sur; Cancún, Quintana Roo, y Chilpancingo, Guerrero.

Con 5 mil elementos de la Policía Federal y la Procuraduría General de la República, el operativo se enfoca en cumplimentar órdenes de aprehensión de los principales generadores de violencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here