El rebrote de la pandemia del coronavirus en Italia ha vuelto locos a los habitantes y es que las restricciones para tratar de frenar los contagios han aumentado.

En varias ciudades italianas, entre ellas Milán y Turín, vivieron la noche del 26 de octubre escenas de violencia durante las protestas contra el cierre de algunas locales y el cierre de algunas actividades a la 6:00 de la tarde, decretado por el gobierno de Giuseppe Conte (yusep e conte), pues se ven afectados económicamente con estas medidas.

Estos protestantes, varios de ellos encapuchados, expresaron sus inconformidades saqueando tiendas lujosas y la destrucción de algunos inmuebles.

En los videos que circularon en redes sociales se puede ver como usan explosivos que llenan a la ciudad de humo, lanzan piedras y bengalas, mientras que los policías paralizados se protegen detrás de sus vehículos.

En consecuencia, de estos disturbios, elementos de la policía detuvieron al menos a 28 personas.

Sin embargo, el gobierno ya se había comprometido a asegurar los recursos adecuados para las familias y empresas más expuestas a esta grave situación económica.

Mientras tanto los protestantes informaron que continuarán manifestándose en ciudades como Nápoles y Roma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here