El futuro nos ha alcanzado, la crisis hídrica por la que atraviesa el estado de Guanajuato hace años, hoy se muestra mas cruda que nunca.

Luego de prácticamente un año sin lluvias la mayoría de los vasos captadores en la entidad hoy lucen secos, son paramos desérticos, imágenes desoladoras que nos recuerda lo frágil que resulta la perdurabilidad de nuestra civilización sin el favorecimiento de los elementos naturales de los que tanto abusamos.

Hoy no queda duda alguna, el cambio climático es una realidad y una imagen dice más que mil palabras.

Todos los contaminantes que soltamos al air, a los ríos.  Toda la energía que consumimos, la ropa que compramos, los productos desechables que utilizamos, incluso las cantidades de carne que comemos todo eso en exceso afecta nuestro medio ambiente, nuestra huella de carbono.

Puede que usted no lo haya tomado en cuenta, pero este modo industrializado de vida que llevamos le pasa una factura muy cara a nuestro planeta, consume a pasos agigantados nuestros recursos naturales e incluso contribuye a deteriorar nuestra salud.

Sabía usted que para producir 1 kilo de carne de res se necesitan 15 mil 400 litros de agua y que cada vaca produce entre 250 y 500 litros de gas metano por día el cual es uno de los que mas contribuye al cambio climático, y la cantidad de carne que cada vez más humanos comemos es tan grande que se necesitan millones y millones de cabezas de ganado, cada una consumiendo millones de litros de agua y produciendo infernales cantidades de gases de efecto invernadero

Con la ropa es lo mismo para producir un par de tenis de marca se necesitan mas de 4000 litros de agua, un pantalón vaquero alrededor de 3000 litros y para producir una chamarra se consumen mas de 5500 litros de agua en promedio, además, muchas de las grandes marcas de ropa y calzado tienen sus fabricas en países del tercer mundo, donde las regulaciones legales son escasas y dan rienda suelta a una contaminación desmedida que amenaza la supervivencia de la raza humana en el mediano plazo.

Todo esto impacta también en como las lluvias y las sequias nos afectan, como se hace cada vez mas extremo el clima, los fuertes vientos, las devastadoras tormentas, los terribles huracanes y las despiadadas sequias

En Guanajuato ya se han tenido que suspender ciclos agrícolas en los recientes meses a causa de la falta de agua. Esto traerá como consecuencia escases de productos y materias primas, el escases provocarán encarecimiento y en ese momento cada hogar del estado se vera afectado, como muchos ya se están viendo afectados.

Con las presas y grandes mantos acuíferos de la entidad prácticamente secos la única alternativa en estos tiempos son las aguas subterráneas… otra problemática…

Para este 2021 en Guanajuato hay pozos de agua en algunas partes del estado que se han perforado hasta los 500 metros de profundidad y cada día se excavan más profundo. Pero hay que saber algo, estas aguas que se encuentran a mayores profundidades han tardado mucho a llegar ahí… el subsuelo no se atraviesa fácil y muchas veces estas aguas han tardado incluso millones de años para acumularse en estos llamados mantos freáticos y durante todo ese tiempo se llenan de minerales e incluso químicos nocivos como el arsénico, que envenena y produce insuficiencia renal, cuyos casos se acumulan en  los municipios del norte de Guanajuato, donde el consumo de agua fósil es mas grande…

Sin embargo, no todo es desolador, cada año se desarrollan nuevas tecnologías para ayudar a reutilizar el agua contaminada y cada vez se descubren nuevos métodos de obtener energía sin contaminar y para producir nuevos productos biodegradables, así que las herramientas para salvarnos a nosotros mismos están ahí, ya solo hace falta que queramos hacerlo…