Se acelera la lucha contra las armas impresas en 3D en Estados Unidos por parte de los demócratas después de que el Departamento de Justicia diera luz verde a la difusión de planos de armas en Internet a partir de 1 de agosto de 2018, señalando que toda la gente debe tener derecho al acceso a las armas para su uso decorativo o defensa personal.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pese a su apoyo a la libertad incondicional de armas de fuego, sorprendió al mundo al oponerse a las armas fantasma, aunque su postura fue criticada por los puristas de las armas.
El Departamento de Justicia de Estados Unidos, en una polémica decisión, permitió al controvertido grupo Defense Distributed, una organización que desarrolla diseños de armas de fuego de código abierto, difundir en Internet sus planos para el uso público, lo que permitirá a cualquier persona, con una computadora y una impresora 3D, acceso a armas de fuego.
Los demócratas, frustrados por la influencia de los grupos de presión a favor de las armas sobre la Administración de Trump, han aumentado sus esfuerzos, tanto en el Congreso como en los tribunales, para restringir el acceso a las armas fantasma, armas de plástico que son indetectables y no registradas, por lo que podrían profundizar la crisis de violencia en el país industrializado, con más ataques con armas de fuego contra los civiles o aumentar los ya famosos tiroteos en escuelas.