British Airways canceló todos sus vuelos a China y American Airlines los suspendió hacia y desde los aeropuertos de Shanghái y Beijing mientras se extendía el temor por un nuevo virus que ha matado a más de 130 personas y a superado el número de casos de la epidemia de SARS con 5,974,

Las dos empresas se unieron el miércoles a varias aerolíneas asiáticas que están suspendiendo o reduciendo significativamente el servicio allí a medida que se extendieron los temores sobre el coronavirus.

Air India y la aerolínea surcoreana de bajo costo Seoul Air también suspendieron todos los vuelos al país, y la indonesia Lion Air planeaba hacer lo mismo. Otros operadores, como Fin Nair, Cathay Pacific y Jetstar Asia están reduciendo el número de vuelos al país ante el descenso de demanda debido al brote.

Además de interrumpir los viajes, la medida aumentará los temores sobre el impacto económico más amplio del brote del virus. Los hoteles, las aerolíneas, los casinos y los operadores de cruceros se encuentran entre las ramas de la economía que están sufriendo las repercusiones más inmediatas, especialmente en países cercanos a China.

China ha cortado el acceso a la ciudad central de Wuhan, epicentro del brote, y otras 16 ciudades para evitar que la gente se marche y extienda más el virus. Eso ha atrapado a más de 50 millones de personas en las medidas de control de enfermedades de mayor alcance jamás impuestas. Más de 6.000 personas se han contagiado en todo el mundo.

Por su parte, Lion Air canceló más de 50 vuelos a China hasta bien entrado febrero.

Kazajistán suspendió todos los servicios de aviones, trenes y autobuses a la vecina China y dejó de emitir visas a ciudadanos chinos debido al brote de un nuevo virus. El gobierno anunció la suspensión de todos los trenes a partir del sábado y de todos los vuelos a China a partir del lunes. El servicio de autobuses de pasajeros fue suspendido el miércoles. Kazajistán, una nación de Asia Central, comparte una larga frontera con China.