Un moto patrullero circulaba sobre calles de la colonia 8 de Marzo, hasta él se acercó un joven que le platicó que momentos antes había visto a unos jóvenes que traían un arma de fuego y caminaban por la zona.

El patrullero se dirigió en su motocicleta a recorrer la colonia y tratar de ubicar a los armados; fue en ese patrullaje que tuvo a la vista a los dos hombres, estos al verlo comenzaron a correr, corroborando así que algo tenían que esconder de la justicia, un arma de fuego.

Cuando el oficial comenzó la huida, uno de los atacantes le advirtió que de no dejarles ir le asesinaría, el oficial no se inmutó y continuó persiguiéndoles.

Fue en esa persecución que Gustavo de 27 años pasó de las amenazas a los disparos, portando un arma de fuego disparó contra el elemento, atentando así contra su vida.

El oficial detuvo la motocicleta y prosiguió a resguardarse, se vio obligado a desenfundar su arma de cargo y asestar un disparo, debido a la práctica, este si hizo blanco en la humanidad de su atacante quien cayó tendido en el piso y pidió clemencia al oficial.

La lesión no podrían en riesgo su vida, la bala que lanzó el oficial hizo blanco en una piernas, el otro atacante huyó dejando a su amigo a su suerte.

Finalmente la policía trasladó al sujeto a recibir atención médica y quedó en calidad de detenido por parte de elementos de la policía municipal quienes lo llevarán ante el juez para que esté defina su situación jurídica.