27 personas mas han muerto este lunes en múltiples bombardeos aéreos contra un bullicioso mercado en zona rebelde en noroeste de Siria, dijeron activistas de oposición y un grupo que monitorea la guerra. Poco después, la prensa oficial informó que rebeldes atacaron una villa controlada por el gobierno, matando a siete personas.

El incremento en la cifra de fallecidos representa un agudo recrudecimiento de los combates.

El bombardeo del gobierno en la localidad de Maaret al-Numan dejó también más de 30 heridos, según reportes desde el lugar, que está sufriendo intensos ataques aéreos cada día mientras las tropas sirias, amparadas por cobertura aérea rusa, intentan avanzar en el enclave cerca de la frontera turca, que es dominada por milicianos cercanos a Al Qaeda y otros grupos yihadistas.

Los insurgentes bombardearon la aldea de Jourin en la parte norte de la provincia de Hama, matando a siete civiles cuando un proyectil alcanzó un automóvil en marcha. La televisión estatal también informó que los insurgentes bombardearon la ciudad de Suqailabiyah, controlada por el gobierno, e hirieron a cuatro personas, incluido un niño, mientras que un proyectil golpeó una universidad en la ciudad costera de Latakia, un bastión del gobierno, sin causar víctimas.

Por su parte, activistas de la oposición siria dijeron que aviones de combate rusos llevaron a cabo el ataque del lunes, pero el Ministerio de Defensa de Rusia desestimó los informes y los calificó de “engaño”, agregando que la fuerza aérea rusa “no realizó ninguna misión en esa área en Siria”.

La provincia de Idlib, en la esquina noroeste del país, es el último bastión rebelde en el país que escapa al control del presidente, Bashar Assad.

Las fuerzas del gobierno lanzaron una ofensiva en abril que ha dejado más de 2.000 muertos y desplazado a más de 300.000 personas por ahora.

Sin embargo, las tropas han avanzado poco desde que comenzó la operación..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here