El hoy detenido utilizó la fuerza e intimidación, aprovechándose de la incapacidad de la víctima para oponer resistencia y abusar de ella, en febrero de este año.

Bajo engaños, la frecuentó en distintas ocasiones y la obligó a salir, por lo cual tuvo contacto sexual y la embarazó. Este sujeto mantenía a la víctima menor de edad en su propio domicilio siempre con la falta de consentimiento de la víctima o utilizando violencia física o moral.

El agente especializado en la Unidad de Atención Integral a la Mujer sustentó ante un Juez, la falta de voluntad y violencia utilizado por el agresor para violentar sexualmente a la víctima, utilizando en diversas ocasiones la fuerza corporal para dominar la voluntad de la menor, lo que derivó en una orden de aprehensión que se cumplimentó este día.

Bajo el concepto de proteger la libertad sexual, el Ministerio Público especializado presentó elementos que demuestran que la actividad sexual se llevó a cabo sobre la base del abuso en contra de la ofendida.

despirta guanjuato