La construcción de un nuevo panteón para la ciudad de Salamanca es una urgencia desde hace años. Los actuales cementerios de la cruz y de las flores ya son insuficientes hace tiempo. Los pasillos y las áreas verdes se han recortado y todo se ha llenado casi a tope de cuerpos, razón por la cual la administración de Antonio Arredondo , presidente municipal panista del 2015 al 2018 comenzó a hablar del nuevo panteón desde inicios del 2016 el cual se dijo se llevaría a cabo en terrenos aledaños a la UTS y al libramiento Salamanca Celaya.

Nadie dijo nunca que se ubicaba a unos cuantos metros del rió Lerma uno de los afluentes más significativos a nivel nacional. Su construcción comenzó en febrero del 2018 y a pesar de que incluso en la fachada de la edificación se aprecia una placa que presume que el panteón fue entregado por el actual gobernador Diego Sinhué y el expresidente municipal Antonio Arredondo hace ya 7 meses… eso jamás pasó…

La obra fue iniciada por la administración de Antonio Arredondo pero  continuada por la actual administración de Beatriz Hernández  y no fue sino hasta principios del año 2019, que las obras se detuvieron, meses después dela salida de Arredondo, al respecto la administración de Beatriz Hernández se ha limitado a decir que se intentará reutilizar de otra manera lo construido y que quiere bajar más recursos para hacerlo clínica, como si creyera que cuando sea clínica u hospital ya no se va inundar  el terreno. Ni de asomo la presidenta ha mencionado mandar a hacer una auditoria a como se realizó este fallido proyecto que le ha costado a la gente de Guanajuato casi 10 millones de pesos

Según los expertos, cuando uno va a invertir en una construcción  40 millones de pesos uno de los primeros pasos es hacer estudios topográficos y de suelo para saber incluso, de qué tamaño tienen que hacerse las zapatas o hacia donde debe haber inclinaciones para evitar inundaciones. Estudios que evidentemente alguien de la administración de Antonio Arredondo se ahorró a la hora de proyectar este panteón municipal.

despirta guanjuato