La Política del Gobierno de Donald Trump, de separar a los niños de sus padres inmigrantes que han sido arrestados cruzando la frontera con México, ha levantado una creciente ola de reproches de manera internacional, dejando una mancha imborrable en el gobierno ya de por si afectado de los Estados Unidos.

La controversia se volvió una prueba clave de la determinación de Trump de llevar su postura contra la inmigración hasta las últimas consecuencias prácticas, y no ceder al mayor cuestionamiento moral que le plantean figuras como la ex primera dama Laura Bush.

Trump habia buscado pasar la presión del hecho a la oposición demócrata, al señalarla falsamente como responsable por la separación de las familias migrantes, por el echo de negarse a votar las leyes que a su juicio descomprimirían la presión fronteriza.

Desde que entro en funcion como presidente, él y miembros de su gobierno defendieron la adopción de la política de tolerancia cero en la frontera, que llevo a procesar penalmente a inmigrantes que cruzan sin papeles y enviar a sus hijos a centros de detención para menoresy todo esto había funcionado, hasta hace un par de días, cuando se dio a conocer la verdadera crudeza y frialdad que hay detrás de esta medida adoptada por trump hacia los migrantes que buscan el sueño americano.

Una grabación de audio en la que se escuchan voces desgarradoras de niños que hablan español y lloran por sus padres, fue revelada y alimento la indignación internacional por esta medida, el contenido del audio es desgarrador, y eriza la piel el escuchar a menores sufrir las consecuencias de un presidente que no se tienta el corazón para violentar los derechos y la integridad de seres humanos que solo buscan una vida más plena, y aunque la secretaria de seguridad nacional afirmo que los menores en custodia gubernamental recibían trato humano y asevero que el gobierno tiene normas muy altas para los centros de detención y que los menores, se encuentran bien cuidados, el audio ha tenido consecuencias graves alrededor del mundo donde personajes de la farándula, medios de comunicación y altas esferas de la política y la sociedad, se han manifestado en contra de la medida, esto ha llevado a trump a por primera vez, echarse atrás en una decisión que parecía firme y sin vuelta atrás.

Este miércoles, trump firmo una orden ejecutiva destinada a poner fin a la separación de las familias de inmigrantes en la frontera, revirtiendo así una práctica dura que se ganó el desprecio internacional.

El decreto permite que los niños que cruzan la frontera sur junto a sus padres, se queden con ellos en centros de detención durante un plazo de tiempo.

En un intento de limpiar su imagen de dictador, trump quiere revertir todo el dolor provocado en las familias esperando que el congreso, apruebe esta nueva legislación sobre el tema que ha dado la vuelta al mundo.